La temporada de verano 2015 se vivió a lo grande en el Valle de Calamuchita, especialmente en la localidad de Villa General Belgrano.

Las distintas opciones para poder hospedarse quedaron repletas en los meses de enero y febrero. Hoteles, cabañas, posadas y albergues, brindaron su mejor atención y calidad a los visitantes oriundos de distintos puntos del país como así también del exterior.

Villa General Belgrano tuvo en toda su temporada excepcionales invitaciones a lo largo de las semanas que se sucedían. Se realizaban actividades para distintos gustos y edades. Éstas fueron muy bien recibidas por el público, quienes con un aplauso y una sonrisa dibujada en su rostro, se retiraban contentos a sus establecimientos.
Títeres, malabaristas y payasos, para los más chicos hacían del pueblo, un mundo de diversión.
Música para ver, cine y teatro, llenaban el pueblo de actividades culturales para todas las edades.
Y no se podría dejar de mencionar las fiestas que dan al pueblo tintes centroeuropeos:
la llamada Burstfest realizada en la Plaza José Hernandez, en el centro de Villa General Belgrano, y la Sommerfest o “Fiesta del Verano”, quien llega a los turistas para mostrarles bailes y orquestas centroeuropeas, comidas típicas alemanas, y por supuesto, la ceremonia realizada por el Monje Negro: el espichado del barril de madera, con la cerveza artesanal tan característica de Villa General Belgrano.

Como estas actividades ya planificadas, también se pudo disfrutar del paisaje natural que se enmarca en el Valle de Calamuchita. Pinos, árboles, arroyos y sierras son solo algunos elementos que dan forma a la tranquilidad de lo natural.
En Villa General Belgrano, se visitaron las distintas plazas con juegos recreativos, el Cerro de la Virgen con sus miradores, el caminito del arroyo y por supuesto la parte céntrica del pueblo. En esta última, las anfitrionas fueron las fábricas de cervezas y las de chocolate, los restaurantes con platos típicos centroeuropeos y la infraestructura característica alpina-alemana.

Por supuesto, que los alrededores también se hicieron presentes: La Cumbrecita, primer pueblo peatonal y con costumbres también europeas, Los Reartes con un tono más criollo y Santa Rosa de Calamuchita, un lugar más céntrico y juvenil.

Villa General Belgrano, es un lugar para todo aquel que quiera sentirse a gusto, en contacto con la naturaleza, con la tranquilidad y para quien quiera estar bien atendido.
Especialmente bienvenidas son las familias, que buscan el esparcimiento, la apertura y la tranquilidad de pasar unas vacaciones felices.

Es por todo esto, y por más motivos que usted tendrá que descubrir, que lo invitamos a que conozca Villa General Belgrano durante todo el año. En sus distintas estaciones, Villa General Belgrano le irá mostrando variedades de paisajes, ya sea con flores y hermosos verdes, con hojas secas, o teñida de blanco por la nieve del invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *