Como es apreciable en cada uno de sus retratos, Villa General Belgrano es un destino turístico único, donde usted podrá sentirse cómodo y relajado, un destino para toda la familia. La tranquilidad y la seguridad que se ofrecen son indiscutibles.

Villa General Belgrano, hará que se sienta como en su casa, en ámbitos familiares y distendidos rodeado de la buena atención que brindan los comerciantes.

Río, plazas, caminatas, arroyos y espectáculos solo fueron algunas de las actividades que se desarrollaron en la segunda semana de febrero, comenzada el día 9.

Con alrededor del 99% de los alojamientos ocupados (datos provenientes del Observatorio Turístico) Villa General Belgrano sigue recibiendo buenas críticas y turistas de diversos lugares.
Lo más visto en esta semana, fueron las familias paseando por los distintos paisajes que se ofrecen para cada uno de los turistas que recibimos.

El Cerro de la Virgen, uno de los paseos más apreciados, no se dejó de lado. En los días soleados, familias, amigos y parejas se predispusieron a escalar cuarenta y cinco minutos por los caminitos que llevan hasta la cima, donde se posa la Virgen del Valle. Un poco más adelante, se pudieron encontrar con la última parada llamada Pico Alemán. En estos miradores, se pudo así, contemplar todo el pueblo centroeuropeo y sus bellezas naturales.

Otro de los recorridos que se realizaron, incluyendo el día se San Valentín, fue el paseo a lo largo del arroyo de Villa General Belgrano, donde parejas pudieron disfrutar de una hermosa tarde, visitando los pequeños rincones que se van presentando a lo largo del circuito o tomando unos mates a sus orillas.

También, fue posible visitar La Cumbrecita, pueblo peatonal posicionado a 36 kilómetros de Villa General Belgrano. En este pueblo, no se pudieron obviar la Olla, la Cascada y la Capillita tan característica.

En Villa General Belgrano, esta segunda semana, se disfrutaron cervezas artesanales, entre las cuales se encuentran la cerveza roja, la que lleva miel y la negra por ejemplo, y comidas típicas centroeuropeas de las más variadas. Pero más precisamente en la “Sommerfest”, se pudieron apreciar las costumbres típicas, como la música alemana, las distintas colectividades con sus bailes, y la ceremonia donde fue espichado el barril que contiene la cerveza artesanal acompañada del tan rico bretzel. Una fiesta que colmó la plaza José Hernández de turistas de todas las edades.

Durante toda la semana, Villa General Belgrano no descansa, e intenta agasajar al turista todos los días como a un invitado especial. Entre los días de esta segunda semana, se compartieron películas para niños, obras de teatro para adultos, muestras de arte y espectáculos como títeres, payasos y malabaristas para los niños, o la Sommerfest para los más adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *